Una mirada a los asuntos de la mujer cubana

Por Sara Cuba

¿Cuál será la cifra de cubanas que han sido víctimas de acoso laboral?, fue la interrogante que surgió mientras debatíamos en un grupo de amigas el tema de violencia contra la mujer. Para referirnos, primero comenzaremos por el acoso psicológico, que atenta contra la dignidad e integridad moral de la persona, y luego afecta al laboral. Todos estamos expuestos a estas dos formas de violencia. Sin embargo, las mujeres somos las víctimas más vulnerables de acoso laboral en la sociedad.

Cuba establece en su Código Laboral que el empleador tiene la obligación de velar por la integridad física, moral y psicológica de todos los trabajadores. Las excesivas evaluaciones del trabajo, la desvalorización, los controles innecesarios y hasta la subestimación son formas de manifestación de acoso en el sector laboral. ¿Qué hacer ante una situación como esta? Lo más lógico sería denunciar ante la sección sindical y ante los órganos de justicia laboral de la institución, y la otra vía sería acudir ante el jefe inmediato superior del acosador.

A diferencia de sus compañeros varones, las mujeres dedican más hora de trabajo no remunerado. Según la encuesta realizada en el 2016 por el Oficina Nacional de Estadística, las mujeres dedican 14 horas semanales más que los hombres al trabajo no remunerado (doméstico), sin dejar de mencionar la participación laboral de la mujer en los sectores privados menos remunerados. 

Entre análisis y debates nos llamó la atención la función de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). Esta ha perdurado por intereses estatales. Ha dejado a un lado la representación del sector femenino y obvio sus necesidades. La FMC mantiene su silencio ante el recrudecimiento de feminicidios en los últimos cuatro años, jamás hemos presenciado su pronunciación tras horrendos crímenes. Todo este silencio impulso a la sociedad civil femenina a interesarse en formar parte de acciones para contrarrestar la violencia contra la mujer. Estas mujeres de la sociedad civil independiente son día a día victimas de represión y hostigamiento por el simple hecho de defender los derechos de las mujeres cubanas.

Aún hay mucho que hacer a favor de los derechos de la mujer cubana. Pero se puede mencionar que existe una necesidad de incidir en la población a fin de visibilizar los asuntos de las mujeres y sus derechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *