La violencia intrafamiliar en Cuba: problemas y soluciones

Por Mery Paulín

La violencia intrafamiliar hace referencia a cualquier expresión de violencia ejercida entrepersonas que integran una familia, es decir, que poseen un lazo de consanguinidad o establecido legalmente, independientemente si la violencia es infligida en la esfera privada o pública.Puede producirse a través de acciones y lenguajes, pero también de silencios e inacciones. 

Algunas familias valoran la violencia en el hogar como un asunto íntimo. Son comunes frases como: “hizo algo para merecerlo”, “entre marido y mujer nadie debe meterse”. La mayoría de los hombres justifican la violencia debido al consumo de alcohol o porque las mujeres soportan los insultos. 

La violencia intrafamiliar es un concepto utilizado para referirse a «la violencia ejercida en el terreno de la convivencia asimilada, por parte de uno de los miembros contra otro, contra algunos de los demás o contra todos ellos». Comprende todos aquellos actos violentos, desde el empleo de la fuerza física, hasta el hostigamiento, el acoso, o la intimidación, que se producen en el seno de un hogar, y que perpetra al menos un miembro de la familia contra algún otro familiar. 

En el artículo 44de la nueva Constitucion cubana se plantea: “La mujer y el hombre gozan de iguales derechos en lo económico, político, cultural, social y familiar”. El Estado garantiza que se ofrezcan a la mujer las mismas oportunidades y posibilidades que al hombre, a fin de lograr su plena participación en el desarrollo del país. El Estado pone a disposición instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades. 

Soluciones para evitar la violencia intrafamiliar

La violencia en el hogar se consideraba como un asunto privado, pero hoy en día es considerado un problema de salud pública y de derechos humanos.

La violencia en el hogar no solo afecta a los cónyuges  sino también a los hijos de las mujeres maltratadas, pues los varones al ver estas actitudes desde el hogar en un futuro pueden llegar a convertirse en maltratadores ya que pueden llegar a pensar que si el padre lo hacía porque ellos no pueden hacerlo. En el caso de las mujeres pueden llegar a casarse, pero pueden llegar a convertirse en víctimas sumisas de su pareja. 

La violencia del hogar se hace notar en los niños ya que el desempeño no es igual.  Si en la relación antes del matrimonio se ven actos violentos, es mejor hablarlo y tratar de cambiarlo. Como soluciones para evitar este tipo de violencia se propone los siguientes:

  • Establecer límites en el matrimonio cuando empiezan a haber gritos, ya que los actos violentos empiezan por la falta de comunicación en la pareja.
  • Cuando se origina un problema, los individuos deben tratar de calmarse ya  que hay niños de por medio.
  • Saber que cada decisión que tomemos va a afectar de buena o mala forma a los niños.
  • Si ya se llegó a  un extremo en el que la violencia ya no solo es verbal sino física, se debe acudir a un centro de consejería para los afectados.
  • Denunciar cualquier abuso hacia un miembro de la familia.

Lamentablemente en Cuba, todos los años mueren mujeres a manos de sus parejas o ex parejas. Todos podemos referir, al menos un caso reciente: una vecina, una amiga, alguna mujer próxima, o incluso, de nuestra propia familia.

Las instituciones del Estado deben ocuparse de que la mujer, además de no ser discriminada, acto que sí es desaprobado por la Constitución vigente, acceda a mecanismos efectivos que garanticen su protección ante situaciones de riesgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *