La violencia vicaria, un problema aún desconocido

Por Mery Paulín.

La violencia vicaria es un tipo de violencia de género que incluye toda aquella conducta realizada de manera consciente para generar un daño a otra persona, ejerciéndose de forma secundaria a la principal.

Esta violencia emplea el maltrato infantil o las agresiones a menores por parte de unos de sus familiares a otro con el fin de realizar ataques directos como método para causar un perjuicio a la madre o el padre, según sea cualquiera de los dos el objetivo directo.

En muchos de los casos, el hijo o hija es utilizado de manera instrumental con el propósito de hacer daño al auténtico objetivo de la violencia:la parejao cónyuge.El individuo que ejerce el maltrato aprovecha la fragilidad de los menores al vulnerar y menoscabar la integridad física o psicológica de los menores con el fin de dañar psicológicamente a su pareja. 

El agresor despierta en la víctima sufrimiento, dolor y sensación de culpa al no poder defender a las personas más queridas. La violencia vicaria asimismo es utilizada como mecanismo de coacción y control hacia la víctima adulta.

Ante el conocimiento de lo que él o la agresora es capaz  de realizar, el cónyuge o el menor se ve forzado a ceder ante las pretensiones y deseos del otro. Además ante el miedo de que los menores sean agredidos, la víctima adulta tiene menos opciones de denunciar, buscar ayuda o tomar acciones que lo aleje de cualquier riesgo.

La nueva Constitución de Cuba plantea que el hombre y la mujer gozan de iguales derechos en lo económico, político, cultural, social y familiar. Asimismo, el Estado garantiza que se ofrezcan a la mujer las mismas oportunidades y posibilidades que al hombre, a fin de lograr su plena participación en el desarrollo del país.

Además, el Estado promueve instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora apoyo en estas responsabilidades. También, concede a la mujer trabajadora licencia retribuida por maternidad, antes y después del parto, así como opciones laborales temporales compatibles con su función materna.

Pese a estos esfuerzos, hace falta que las instituciones del país sensibilicen a los ciudadanos sobre los peligros de la violencia de género en el país, esfuerzo que por ahora ha recaído mayormente en la sociedad civil independiente. Esta ha sido la pionera en explicarle y concienciar a los ciudadanos cubanos sobre los peligros que pueden conllevar los distintos tipos de violencia de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *