Violencia obstétrica y vicaria: temas que no se hablan en Cuba

Por Kirenia Flores

Mucho se está hablando sobre la violencia de género y sus diferentes modalidades. De las que más se hace referencia son la violencia intrafamiliar, doméstica, sexual, psicológica, económica, patrimonial y la de máxima expresión: el feminicidio. Esta última reconocida oficialmente por el Gobierno cubano en su primer Informe Nacional sobre la implementación de la Agenda 2030. Pero poco se habla de la violencia obstétrica y mucho menos de la vicaria, al menos no dentro de Cuba.

Se entiende por violencia obstétrica al abuso físico, sexual y verbal, la intimidación, la coacción, la humillación y agresión por personal médico,enfermeras y parteras. Se produce durante el trabajo de parto y al momento de dar a luz la mujer. Esta puede experimentar maltrato o irrespeto a sus derechos, incluido el de ser forzada a someterse a procedimientos en contra de su voluntad, a manos del personal médico[1].

Existen leyes internacionales que son de obligatorio cumplimiento para todos los países. Estas normas protegen a la mujer antes, durante y después del parto, de las que no se hablan en Cuba. Un trabajo de tesis realizado en Argentina[2]en el 2012 explica detalladamente cada una de estas leyes, con actual vigencia, y la importancia de su conocimiento. También se hace mención a 16 recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Aunque en la isla la violencia obstétrica no es reconocida como un tipo de violencia hacia la mujer, sino como iatrogenia, es decir, daño en la salud provocado por un acto médico. Sería difícil admitir para el Gobierno la deficiencia en la calidad en la atención de los médicos cubanos y las situaciones terribles dentro de los centros de salud. 

Lamentablemente, el desconocimiento de las leyes, el conformismo de que la queja no irá a ningún lado son motivos que han llevado a que muchos de los casos se queden en las salas de un hospital, policlínico o consultorio médico, y que no sucedaliteralmentenada.

Por supuesto que este miedo y falta de conocimiento es de lo que más se vale el Gobierno, pues de otro modo la fachada de ser el país con la mejor medicina y especialistas del mundo se derrumbaría, dejando de entrar los millones de pesos para sus bolsillos.

En el caso de la violencia vicaria es toda aquella conducta realizada de manera consciente para generar un daño a otra persona, ejerciéndose de forma secundaria a la principal. Esta violencia es una forma de maltrato infantil que puede ir desde visualizar agresiones de uno de sus familiares a otro por parte del menor o por el padecimiento de agresiones directas como método para causarle un perjuicio[3].Al igual que la violencia obstétrica, la vicaria es muy común, principalmente ante un divorcio; pero muchísimas mujeres en Cuba no la conocen y por ello no la identifican. 

Lo cierto es que no existen leyes específicas que protejan a la mujer ante estos casos. Si bien existen leyes internacionales, dentro del país aún no se han dado pasos a favor de la protección de la mujer frente a las diferentes formas de violencia.


[1]Violencia obstétrica. Disponible en: https://conceptodefinicion.de/violencia-obstetrica/

[2]Trabajo de tesis. “Violencia Obstétrica: una manifestación oculta de la Desigualdad de Género.” Argentina, 2012. Disponible en: http://bdigital.uncuyo.edu.ar/objetos_digitales/4785/tesisquevedo.pdf

[3]Violencia vicaria. Disponible en: https://psicologiaymente.com/forense/violencia-vicaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *