El derecho a la vida: un acercamiento jurídico al feminicidio en el contexto cubano

Por Deyni Terry

Desde el punto de vista jurídico, el derecho a la vida es aquel que se le reconoce a cualquier persona por el simple hecho de estar viva. Por lo antes citado, este tipo de derecho incluye que el ser humano, se encuentre protegido de atentado contra su vida por parte de otras personas naturales o jurídicas, ya sean gubernamentales o no.

Al momento de sustentar el tema, consideramos oportuno abordarlo con un enfoque legal, en tanto que hablamos de un derecho fundamentalísimo, que es transversal a diferentes enfoques de la vida de los ciudadanos: filosófico, biológico, ético, antropológico y familiar.

Si bien el asunto inherente al derecho a la vida se orienta en las anteriores direcciones, al abordarlo de manera explícita estaremos explorando aspectos relacionados con los tratados fundamentales internacionales, al definirse que este propio derecho genera otros principalmente concernientes a los Derechos Humanos[1].

Estos derechos, que se conocen como Derechos Civiles o Derechos Cívicos, no resultan tenidos en cuenta en Cuba desde la valoración del feminicidio como fenómeno existencial.

Es de tenerse en cuenta que el derecho a la vida no solo protege a las personas de la muerte, sino de toda forma de violencia que ponga fin a su integridad o haga su vida indigna. Por esta razón, consideramos que el feminicidio es un delito que debe valorarse como grave si se tiene en cuenta lo antes expuesto. Sin embargo, existe una resistencia estatal en cuanto a la asunción e inclusión de esta figura dentro la ley penal cubana.

Partiendo de que la vida puede perderse por causas accidentales o naturales, este derecho es de alta importancia, por lo que no se concibe que los agresores contra mujeres puedan transitar por otras calificaciones legales que no están en correspondencia a veces con antecedentes graves del hecho, que en la mayoría de los casos terminan en muerte.

La observación de que no encontremos en el Código Penal tipificaciones para delitos de crímenes contra las mujeres las coloca en caso de ocurrencia de hechos, dentro de la llamada “cifra negra del delito”, y en ocasiones no se prevé desde el instante en que una mujer se encuentra dentro de la espiral de violencia, por lo que sus vidas no alcanzan el protagonismo que el legislador dio al derecho a la vida.

Continuar explicando la inexistencia de ataques contra mujeres, en el contexto cubano, denota una falta de profundidad en una problemática que hoy moviliza a las mujeres en la isla y nos coloca en una posición desfavorable, ante los casos que emergen y que son de conocimiento público y notorios.

Desde diciembre del 2018, en que se apertura para los cubanos el uso de la internet, activistas de la sociedad civil hacen intentos porque se denote la necesidad de instrumentos legales que brinden mayor protección a la parte del derecho que protege el derecho a la vida. Sin embargo, no entendemos que una figura lesiva a la integridad de la mujer, reconocida como tal por Naciones Unidas y claramente definida como el feminicidio no se contemple que atenta contra el derecho a la vida, cuando desde su propio significado, la ONU lo tipifica como el asesinato de mujeres por razones de género o “por el solo hecho de ser mujer”.

Es sabido que, en el caso del feminicidio, el agresor puede ser la pareja, expareja o un desconocido, que abuse, viole sexualmente, torture a una mujer y luego la asesine, ya sea en un espacio privado o público.

Abordamos el análisis, por considerar que es importante que se entienda por los legisladores la implicación que tiene la omisión de esta tipificación para la mujer, la familia y la sociedad, por tratarse de una violación a uno de los derechos fundamentales del ser humano.


[1]Tratados: Declaración Universal de los Derechos Humanos. (1948) artículo 3 y 30, Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, Convención para la sanción de los delitos de genocidio, Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes, Carta Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Tomado de news.un.org/es/story/2018/11/1445581 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *