La mujer cubana ante el problema energético y de alimentos

Por Yudelkis Guilarte

Como todos sabemos, la situación económica y la actual crisis de petróleo en Cuba es un problema que nos afecta a todos, pero en mi opinión aún más a las mujeres por el rol que cumplimos en el hogar y la sociedad.

Comencemos por el ámbito laboral, la primera situación a la que se enfrenta debido a la escasez de petróleo es el problema de la falta de transporte público para llegar a su trabajo, espacio en el que transcurre la mayor parte del día cumpliendo con su labor, y así aportar a la economía del hogar. Superado el problema del transporte, el número de horas laborales se ha reducido por motivo de ahorro de electricidad. También, debe laborar en un lugar estrecho y si cuenta con aire acondicionado podrá desempeñar sus tareas con más comodidad.

Por otro lado, en cuanto a la situación en el hogar la situación también es estresante. Desde que empieza la mañana, la mujer debe enfrentar adversidades. En primer lugar, se debe encargar de la preparación del almuerzo de sus hijos, en medio de la actual crisis por alimentos en el país. Ahora las clases de los estudiantes cubanos solo duran tres horas por la tarde porque a las escuelas también deben ajustarse al plan de ahorro de energía. Por lo tanto, debe recoger a los niños de la escuela y atender luego a los demás integrantes de la familia.

Por otro lado, los medios oficiales cubanos han informado sobre esta cruda realidad. Por su parte, los medios independientes han informado como la crisis de petróleo y abastecimiento de alimentos está afectando a las familias cubanas. Incluso en las redes sociales se hacen comentarios y hasta burlas de la situación.

Lo preocupante de esta situación es que la más afectada es la mujer porque no solo se vea afectada en su trabajo sino de encargarse de la alimentación en casa y de buscar otros recursos para aportar económicamente en el hogar. 

En los últimos meses se ha anunciado la paralización de la producción y entrega de productos básicos como la leche fresca, el pan, carnes y pastas alimenticias, según la información brindada por la Dirección de Energía del Grupo Empresarial del Ministerio de la Industria Alimentaria.

Toda esta situación ha sumado más preocupaciones a las mujeres cubanas frente a sus tareas en el hogar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *