El ABC de la violencia contra la mujer

Por Yudelkis Guilarte Reyes.

La violencia de género es un problema que afecta de forma considerable y que ha traído consecuencias desfavorables a las mujeres. A diferencia de tiempos anteriores ahora contamos con mujeres – y también varones – dispuestos a defender nuestros derechos. Con este propósito, se ha conformado un grupo o red compuesta por mujeres, denominada Red Defensora de los Asuntos de la Mujer (Redamu) cuyas iniciativas están enfocadas en erradicar la violencia de género en Cuba.

De esta organización a la que pertenezco, me gustaría admitir que he conocido y aprendido temas muy interesantes. Dada la cercanía del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemora todos los 25 de noviembre, he considerado abordar a modo de resumen el tema de violencia de género. Existen varios tipos, de las que dos son las más visibles: la física y sexual. Pero hay otros tipos de violencia desconocidos que afectan a la mujer, y de las que no existentes medidas efectivas para hacerles frente.

Hoy en día, las personas perciben que la violencia hacia la mujer ha ido en aumento debido a los conocidos casos de feminicidios o “crímenes pasionales”, aunque no haya una cifra exacta de este crimen. Lo cierto es que en Cuba la violencia hacia la mujer ha existido siempre al igual que el feminicidio, solo que ahora con el alcance de la internet y las redes sociales las personas han podido conocer casos de violencia y feminicidio. También, en esta labor los medios independientes se han encargado de difundir información sobre este tema, y parte de ese interés por abordarlo surge a partir de las acciones de activistas de los derechos de la mujer, como la Redamu, por enfocarse en estos temas.

Por su parte, los medios oficiales no profundizaron en el tema por largo tiempo o rechazaron la idea de que haya feminicidios en la isla. Sin embargo, en nuestra labor como defensoras hemos encontrado que realmente casos de víctimas no fueron publicados por la prensa oficial. Sin embargo, la realidad es otra: la violencia existe y poco a poco las declaraciones de mujeres valientes que no quieren ser más víctimas de violencia ponen en tela de juicio la supuesta inexistencia de la violencia en la isla.

A varias mujeres y hombres de nuestras comunidades y organizaciones independientes de la sociedad civil, hemos traslado parte de nuestros conocimientos a fin de que puedan identificar cuando se está ante un determinado tipo de violencia de género.Nuestro labor se ha centrando sobre todo en las menos conocidas.

Violencia vicaria: Es la agresión que se ejerce contra los hijos. En muchas ocasiones, el agresor decide amenazar, agredir e incluso hasta matar a dichos hijos con el propósito de dañar a la pareja o expareja.

Violencia obstétrica: Es aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de la mujer, expresada en un trato deshumanizado. No atender oportuna y eficazmente la emergencia obstétrica o un mal procedimiento por parte de los médicos a la hora del parto puede generar consecuencias hasta irreversibles en la paciente.

Violencia patrimonial: Está basada en la usurpación o destrucción de objetos, bienes y propiedades de la persona víctima de violencia con intención de dominarla o producirle un daño psicológico.

Violencia psicológica: Este tipo de violencia se caracteriza porque, si bien a nivel físico puede no existir una agresión, la víctima se siente humillada, minusvalorada y atacada psicológicamente.

Violencia física: Es aquella que se ejecuta directamente sobre el cuerpo de otra persona ocasionándole daños, temporales o permanentes y con la intención de someter o humillar a la víctima.

Como parte de nuestra labor en la red, también hemos brindado orientación a mujeres víctimas de violencia que buscan el respaldo de mujeres especialistas en temas de violencia, a fin de que les ayuden a salir del ciclo de violencia y abandonar el infierno en el que viven diariamente.

El problema del acoso

El acoso, al igual que la violencia de género, es otro de los problemas al que debe enfrentarse la mujer cubana. Se produce en diferentes ámbitos: en la calle, el trasporte y en el trabajo cuando los jefes inescrupulosos se aprovechan de las necesidades de algunas mujeres. Les realizan propuestas obscenas, sufren manoseos y hasta las obligan a mantener relaciones a cambio de mantener su puesto de trabajo o conseguir ascensos.

Como parte de las actividades de la red, también nuestros esfuerzos se han orientado en crear y difundir material informativo y educativo sobre la violencia de género, el acoso y los derechos sexuales y reproductivos, como muestra de nuestras iniciativas para concienciar a la población en estos temas. Con estas acciones, considero que las mujeres toman conocimiento de que no pueden ceder ante la violencia o el acoso en cualquiera de sus modalidades.

Para concluir, les puedo mencionar que cada vez las mujeres, luego de participar de nuestros talleres, son más conscientes de la violencia de género. El siguiente paso será reclamar nuestros derechos y vivir en una sociedad libre de violencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *