Erradicar la violencia de género, un compromiso de todos

Por Sara Cuba.

El 25 de noviembre se conmemoró el Día Internacional de la Eliminació de la Violencia contra la Mujer. En esta fecha se sensibiliza y se realiza acciones para concienciar a los cubanos sobre los peligros que acarrean la violencia hacia la mujer en el mundo. Cuba al igual que el resto de los países cuenta con movimientos e instituciones que abogan por la eliminación de este fenómeno social que afecta a las mujeres.

Una parte de la sociedad cubana, en este caso la sociedad civil independiente, ha creado redes de apoyo. Estas se han dedicado a la tarea de sensibilizar a mujeres de sus comunidades y de organizaciones independientes. Las han capacitado en estos temas con el objetivo de que progresivamente estas mujeres tomen conciencia sobre el problema y se erradique la violencia de género en la isla.

La Red Defensora de los Asuntos de la Mujer (Redamu) es una de las pioneras en la ardua tarea de sensibilización. Está integrada por mujeres diseminadas por la isla: Villa Clara, La Habana, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Granma, entre otras. 

Este grupo de mujeres forma parte de organizaciones que dentro de sus agendas buscan incorporar el enfoque de género. De ahí la iniciativa de unirse en red creando lazos de apoyo para contribuir a la prevención y eliminación de la violencia hacia la mujer.

Prevenir es educar

Las integrantes de la Redamu realizan talleres de capacitación,  conversatorios, actividades de sensibilización de las que participan hombres, mujeres, jóvenes, con el propósito de promover los derechos de la mujer, la igualdad de género y su participación cívica. En esta actividades se entregan material educativo para educar a los participantes y orientarlos sobre la problemática de la violencia de género.

Una labor con resultados de largo plazo

Para las integrantes de la Redamu ha sido una tarea muy difícil abrirle los ojos a las cubanas en cuanto al tema de la violencia de género. Ellas, al igual que muchas mujeres en el mundo, han naturalizado la violencia. En muchas casos, las participantes tienden a victimizarse. Hemos podido escuchar testimonios de víctimas de violencia física decir que es asunto a tratarse entre la pareja, lo que nos ha llevado a reflexionar que existe desconocimiento por gran parte de la población femenina cubana del marco jurídico que protege a las mujeres.

A pesar de que en Cuba existe jurisprudencia aún es insuficiente el obrar de los funcionarios e instituciones gubernamentales, con respecto a su contribución a la eliminación de la violencia de género.

Como defensoras de los derechos de la mujer, la Redamu imparte talleres sobre los distintos tipos de violencia de género, dentro de los que resaltan: la obstétrica, la psicológica, la vicaria y la doméstica. 

Sororidad, un reto por cumplir

Debemos convertir la violencia hacia la mujer en un asunto que debe ser tratado por todos los miembros de la sociedad. Las mujeres debemos estar en condición de igualdad, ya sea en lo público como en lo privado. Es preciso exigir el respeto de nuestros derechos y seguir promoviendo la igualdad de género. Para empezar, debemos promoverla en nuestros hogares, organizaciones y comunidad. De adentro hacia afuera. Por último, nos queda una tarea, rezagada, entre las defensoras de los derechos de la mujer: trabajar con base en la sororidad, es decir, unirnos como mujeres en la defensa de nuestros derechos y en la promoción de la igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *