Violencia vicaria: cuando los hijos son el vehículo para maltratar a la mujer

Por Anabel Gutiérrez

La violencia vicaria es un tipo de violencia de género. Consiste en hacer maltratar a un tercero, mayormente en el caso de las parejas, a los hijos para ejercer violencia de manera indirecta hacia la mujer.

Entre las razones más comunes que los agresores emplean para justificar la violencia de género se pueden nombrar las siguientes: el alcoholismo, la intolerancia, la drogadicción, la ignorancia y la falta control. En el caso de la violencia vicaria, algunos agresores pueden llegar hasta asesinar a sus hijos para causar daño a la mujer. 

La violencia vicaria, al igual que otros tipos de violencia de género, nos recuerda cada día que las mujeres en Cuba somos víctimas potenciales de la violencia hacia la mujer, que pueden llegar hasta la más feroz expresión de violencia: el feminicidio. 

Es cierto que en nuestro país no existen leyes específicas que protegen a la mujer ante casos de violencia de género. Desde la sociedad civil, Redamu ha dedicado sus esfuerzos por visibilizar y dar a conocer todos los tipos de violencia hacia la mujer, entre ellas las menos conocidas como la violencia económica, obstétrica y vicaria. Las mujeres que han aprendido por medio de los talleres de sensibilización sobre los tipos de violencia han podido identificarse como víctimas o a otras mujeres que lo son. Cuando se ha conversado con ellas sobre por qué las denuncias de violencia no prosperan, ellas han respondido que posiblemente se deba al miedo de las víctimas o a la desconfianza que tienen en las instituciones que deberían velar por sus derechos.

La violencia vicaria cuando involucra a los hijos dentro de las relaciones de pareja también es una manifestación de maltrato infantil. Los hombres que ante su deseo maltratan a sus parejas no se interesan por sus hijos. Piensan que los hijos  son una arma más poderosa para dañar a la mujer

La realidad es que la mujer sigue siendo en Cuba una ciudadana desprotegida ante la ley. Las mujeres callan, no denuncian porque lo que está en juego es la vida de sus hijos. Madres que sufren el machismo y la violencia porque jamás permitirían poner en riesgo a quienes aman. La mayoría de las mujeres haría cualquier cosa por evitar el sufrimiento a sus hijos, sin tener en cuenta que realmente la culpa no recae en ellas. El maltrato hacia la mujer y los niños en cualquiera de sus variantes es una situación que se debe visibilizar más en la isla. Es necesario que muchas más mujeres conozcan sobre la violencia vicaria, sobre todo ahora cuando las mujeres cubanas víctimas de violencia conviven más tiempo con sus agresores debido al aislamiento social por el COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *