La doble vulnerabilidad de las mujeres en Cuba

Por Sara Cuba

En 1993, la Organización de Naciones Unidas (ONU) reconoció como “Violencia contra la mujer todo acto de violencia que resulte o pueda tener como resultado un daño físico, sexual, psicológico o económico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”[1]. Se reconoció a la violencia de género como uno de los principales problemas para las mujeres en el mundo.

En el caso de las mujeres cubanas, ellas son doblemente vulnerables: son víctimas de la violencia de género en Cuba y se han visto más afectadas por la llegada del COVID-19 en la isla, pues se han sobrecargado de tareas en el hogar y de responsabilidades de cuidado de niños y personas adultas mayores, sin contar el hecho de que muchas de ellas ahora, por la medida de aislamiento social, son más proclives a sufrir violencia doméstica.

Hasta la presente fecha, en Cuba se ha conocido mediante la prensa independiente sobre tres casos de feminicidio que demuestra la existente violencia de género. Las mujeres cubanas están desprotegidas, al no existir en la isla una ley integral de violencia contra la mujer.

No solo estamos presenciando casos de feminicidio y violencia de género en la isla, también se ha desatado una ola represiva contra aquellas mujeres que intentan dar a conocer el acontecer diario en tiempos de COVID-19. Por ejemplo, las periodistas independientes están siendo acosadas, detenidas arbitrariamente y sancionadas con multas por el solo hecho de documentar y brindar información.

Desigualdad y violencia de género en tiempos de COVID-19

La desigualdad de género y los estereotipos de género son más visibles durante el confinamiento. Se ha triplicado la jornada laboral de las mujeres: ahora tienen una mayor responsabilidad en el seno familiar,  y no se puede dejar de mencionar los cientos de mujeres que se ven obligadas a salir a las calles en busca de alimentos y productos de aseo, debido a la escasez de productos en la isla.

También las mujeres que trabajan en el campo se han visto mayor afectadas por la pandemia. Ellas no tienen la misma posibilidad que aquellas que habitan en las ciudades, les es más difícil conseguir los productos básicos para el hogar.  

Otro de los problemas a los que se están enfrentando las mujeres en Cuba es la violencia psicológica. Esta se ha convertido en un flagelo que está cobrando más víctimas. Las mujeres están expuestas a las difíciles condiciones de vida que ha generado el brote del COVID-19 en Cuba, extenuadas ante las necesidades e impotencia de no poder resolver los problemas ante la escasez de aliemntos, productos de aseo o medicina.

Nos desesperan los momentos que vivimos. Sin embargo, miles de mujeres hemos doblado nuestras fuerzas para poder soportar o simplemente hacer frente a todos los problemas que ha surguido y se han intensificado durante el COVID-19.

La Red Defensora de los Asuntos de la Mujer (Redamu) es una de las redes que se ha volcado a brindar  apoyo a las mujeres que sufren violencia en tiempos de Coronavirus, ofreciendo materiales instructivos y educativos que contribuyen a la prevención de la violencia contra la mujer en estos tiempo de aislamiento social, invitando a mujeres a visitar la pagina https://www.facebook.com/RedamuC para orientarlas ante un incidente de violencia. De esta manera, podemos contribuir a erradicar paulatinamente la violencia de género en la isla, pues aún en el actual tiempo continúa nuestro compromiso de defender y promover los derechos de la mujer.


[1] Definición tomada de : https://es.wikipedia.org/wiki/Violencia_contra_la_mujer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *