“La mujer cubana, víctima de violencia y del olvido en medio del COVID-19”

Por Yudelkis Guilarte

Debido a la actual pandemia de COVID-19 por la que estamos pasando en estos momentos, se han tenido que tomar diversas medidas de protección para evitar contagios y no contribuir a la propagación del virus ,incluidas entre estas medidas el aislamiento social y el uso de mascarillas.

Lo cierto es que durante la pandemia, la mujer se ha vuelto una de las protagonistas en esta época, debido a que la mujer lleva la mayor de responsabilidad de las tareas del hogar y del cuidado de niños y personas adultas mayores. En Cuba, no es un secreto que muchas mujeres son víctimas de violencia doméstica, situación que se ha agravado durante la pandemia del Coronavirus. Estas mujeres atraviesan situaciones desagradables en medio del exceso de trabajo en el hogar, llegando al punto de sufrir estrés y depresión.

En pleno COVID-19, muchas mujeres han sido víctimas de distintos tipos de violencia como psicológica, verbal, física y sexual, en Cuba. El 7 de mayo, en las redes sociales y los medios independientes cubanos se publicó sobre un caso de feminicidio en Cienfuegos. La víctima, una mujer joven, fue asesinada por su pareja.   

¿Están las cubanas protegidas ante hechos de violencia de género?

La violencia sea cual sea su manifestación deja siempre secuelas en la víctima. Las cubanas no están protegidas ante hechos de violencia. La legislación cubana no tiene una ley específica para penalizar la violencia de género y el feminicidio. 

El Estado cubano, además, no cuenta con un Ministerio de la Mujer. Con respecto a tratados internacionales sobre derechos de la mujer, Cuba aún no es parte de la Convención Belem do Pará, uno de los principales instrumentos de defensa de los derechos de la mujer.

En la isla, tampoco existen instituciones especializadas que se encarguen de atender a las víctimas de violencia de género. La FMC, institución afín a los intereses del régimen cubano, es la única autorizada para abordar asuntos de mujer en Cuba. Sin embargo, en la práctica las mujeres están desprotegidas. De igual manera es cuestionable el trabajo que realizan las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia. Son muchas las mujeres que se sienten desprotegidas, olvidadas por las instituciones y que desconfían de la labor de estas cuando son víctimas de violencia de género.

Ante tal desprotección de sus derechos, la sociedad civil independiente, pese a los intentos del régimen por desarticular cualquier iniciativa que provenga de la sociedad civil independiente, intenta promover y defender los derechos de la mujer. Por eso, desde Redamu, red independiente de la sociedad civil se ha puesto disposición las redes sociales y correo electrónico redmujer18@gmail.com para brindarles orientación a las víctimas de violencia de género, sobre todo ahora durante la pandemia cuando las mujeres necesitan más protección y seguridad. Ahora que los hogares deberían ser un refugio seguro para todas las mujeres cubanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *