Las mujeres cubanas, víctimas de discriminación múltiple

Por Mery Paulín.

Se entiende por discriminación al hecho de otorgar un trato desigual a una persona, por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, de edad, de condición física o mental, etc. El artículo 2, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sostiene lo siguiente: “Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”. Pese a lo antes mencionado, en Cuba las mujeres son víctimas de discriminación múltiple.

Cuando nos referimos a discriminación múltiple se hace referencia a que las mujeres enfrentan más de un motivo de discriminación. En el caso de las cubanas, puede ser por su condición de mujer, por raza o por su opinión política, esto último en el caso de las mujeres que pertenecen a la denominada sociedad civil independiente.

En Cuba, las organizaciones, como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), se rigen por los lineamientos del Estado socialista cubano. Aquellas mujeres cubanas que no comulgan con las ideas del régimen son excluidas de la FMC, y si además realizan una labor como defensoras de los derechos humanos son blanco de hostigamiento y acoso por parte de las autoridades en el país.

En la práctica lo que sucede en Cuba es que no se cumple lo que se menciona en el artículo 42 de la Constitución política. Este artículo señala lo siguiente: “Todas las personas son iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de sexo, género, orientación sexual, identidad de género, edad, origen étnico, color de la piel, creencia religiosa, discapacidad, origen nacional o territorial, o cualquier otra condición o circunstancia personal que implique distinción lesiva a la dignidad humana.”

Cuba es un claro ejemplo de una sociedad desigualdad para hombres y mujeres. No se puede afirmar que todos los ciudadanos cubanos gocen de los mismos derechos y oportunidades. En el país, las mujeres cubanas, sobre todo las de la sociedad civil independiente, no disfrutan plenamente de sus derechos ciudadanos. Se les impide su participación social y política en la isla. Dentro de la sociedad civil independiente, por otra parte, se requieren más esfuerzos para incentivar el liderazgo, la participación política y social de las mujeres.

El machismo es un problema social arraigado en la sociedad cubana. Es un problema muy naturalizado y aún visibles en instituciones públicas como organizaciones de la sociedad civil independiente. Se piensa que el liderazgo es una cualidad propia de los varones. Los hombres cubanos aún consideran que el ámbito de acción de la mujer es el hogar. 

Otro problema que en Cuba impide avanzar como sociedad que promueva y defienda la igualdad de género está relacionado con los estereotipos de género. Es decir, aquellas ideas u opiniones interiorizadas aún por los cubanos que moldean su manera de percibir los roles de varones y mujeres dentro de la sociedad. Los estereotipos de género no permiten que como sociedad se avance hacia una cultura basada en la igualdad de género, hacia una sociedad donde se respeten los derechos de la mujer, y en la que las mujeres puedan vivir libres de violencia y discriminación basada en género.

Que las mujeres asuman más tareas en el hogar es un reflejo de las desigualdades de género en la isla. Además, las mujeres cubanas están expuestas a los distintos tipos de violencia de género. El problema de la violencia de género, la desigualdad y la discriminación hacia las mujeres requiere de acciones efectivas por parte del Estado cubano. También se necesita que la sociedad civil cubana sea educada en conceptos de igualdad y respeto a los derechos de la mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *