La violencia psicológica, un problema latente en Cuba

Por Anabel Gutiérrez.

La violencia psicológica constituye una forma de abuso sutil y difícil de percibir cuando se es víctima, pero no por eso es menos traumático para las mujeres que lo padecen. Es una conducta activa u omisiva ejercida en menosprecio al valor o dignidad personal de la mujer maltratada. Se manifiesta en tratos humillantes, vigilancia constante, aislamiento, abandono, comparaciones destructivas, amenazas y actos que conllevan a las mujeres a disminuir su autoestima, a perjudicar o perturbar su sano desarrollo, a la depresión e incluso al suicidio.

Podría considerarse como una violencia invisible ya que no se expresa a través de agresiones físicas. Como no deja huellas visibles, no es fácil de percibir cuando las mujeres son maltratadas. Los agresores disimulan su comportamiento alrededor de quienes puedan detectar una señal de violencia. Aparentan ser buenos vecinos, amigos o esposo; sin embargo esconden esa conducta agresiva que tanto afecta a la mujer.

La mujer que es víctima de este tipo de violencia debe enfrentarse a agresores con conductas muy hostiles. Muchas de ellas no perciben que están siendo maltratadas. Quienes se animan a denunciar a su agresor le es difícil que su denuncia sea aceptada por la policía, quienes en vez de apoyar a estas mujeres les solicitan pruebas de violencia física o ponen en duda sus palabras, las revictimizan.

La Encuesta Nacional sobre Igualdad de Género en Cuba que se llevó a cabo en el 2016 arrojó que el 39,6% de las mujeres cubanas han sido víctimas de violencia psicológica durante su vida. Lejos de erradicar esta violencia, aún está presente en muchos hogares cubanos y puede llegar a ser la puerta de entrada hacia otras formas de violencia hacia la mujer.

Identificar a quienes ejercen violencia psicológica es primordial. Por ello, mostramos a continuación unas características de los hombres que ejercen violencia psicológica:

-Son muy manipuladores y conocen perfectamente la vulnerabilidad de la mujer. Cuando una mujer está pasando por un mal momento ellos se aprovechan de su vulnerabilidad y la manipulan sin que ellas se den cuenta. Las someten y la mujer va perdiendo su identidad, les hacen creer que son libres, y por eso ellas quedan confusas y pierden la capacidad de defenderse luego ante el agresor.

-Tienen una conducta pasiva y agresiva, agreden a través de bromas hirientes, son sarcásticos. Pero llega el momento que lo hacen de forma directa. Empiezan a criticar por todo a la mujer. Tratan de anular la identidad de la mujer, la aíslan de sus familiares y amistades. Son controladores, muestran una falta de compasión hacia la mujer y tienen una doble personalidad.

¿Cuáles son las señales de una mujer víctima de violencia psicológica? 

La víctima se ve incapaz de defenderse o salir del problema, intenta encontrar explicaciones lógicas a lo que le sucede. Coloca pretextos a la conducta del agresor. Se siente confundida por la doble personalidad que ejerce el agresor hacia ellas. Otras señales que manifiestan las mujeres maltratadas son tensión, fatiga, trastorno de sueño, dolor de cabeza, ansiedad, miedo al encuentro con el agresor, palpitaciones, trastornos digestivos y depresión.

¿Cómo recuperarse del maltrato psicológico?

Una mujer víctima de violencia psicológica puede salir del ciclo de esta violencia. Para ello, depende de varios factores tales como:

  • Decisión de no continuar la relación con el agresor.
  • Valor y fortaleza individual.
  • La mujer agredida debe admitir que tiene un problema.
  • Identificar los motivos por lo que se mantuvo junto al agresor y buscar soluciones a sus problemas.

Existen varios factores que afectan a mujeres agredidas por violencia psicológica: la dependencia emocional con el agresor, el miedo a poner límites a la pareja, sentimiento culpabilidad generada por el agresor. Estos problemas se deben trabajar para que ninguna mujer se convierta en víctima de violencia psicológica. Y para así no justificar acciones de cualquier tipo de violencia hacia la mujer.

Por eso es importante que las mujeres víctimas de violencia psicológica mediten, reflexionen con calma y acepten que deben buscar ayuda profesional y psicológica. La Red Defensora de los Asuntos de la Mujer (Redamu) ha puesto a su disposición sus redes sociales y correo electrónico para orientar a mujeres que son vulneradas en sus derechos[1].


[1] Facebook: @RedamuC

Twitter: @RedamuC

Instagram@redamucuba

Correo electrónico: redmujer18@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *