Mujer cubana: los derechos que les falta conquistar en el siglo XXI

Por Yudelkis Guilarte. 

A lo largo de los años, la mujer cubana ha demostrado su importancia en la sociedad, pese a que en pleno siglo XXI las instituciones y autoridades cubanas vulneren sus derechos y no lleven a cabo iniciativas por defenderlos o promoverlos. 

Aunque los tiempos no son favorables para las mujeres cubanas, sobre todo en plena pandemia del Covid-19, se puede resaltar el rol de las mujeres de la isla por promover y defender los derechos humanos, la democracia y la libertad.

Las mujeres de la sociedad civil independiente cubana han velado porque otras mujeres de sus comunidades conozcan sus derechos y exijan un mejor trato ante la ley de parte de las autoridades e instituciones cubanas. Han visibilizado como las responsabilidades del hogar y de otros miembros de la familia aún recaen sobre las mujeres, responsabilidades que se han aumentando durante la pandemia del Covid-19, y que deberían ser compartidas con otros integrantes del grupo familiar. La sobrecarga de trabajo, la desigualdad de género, la violencia y las vulneraciones a los derechos de la mujer no son problemas que parezcan preocuparles a quienes manejan los hilos del discurso oficialista cubano. Estas preocupaciones han recaído en las mujeres activistas de los derechos humanos.

Y aunque en la ley de leyes hay artículos que velan por los derechos de la mujer, en la práctica estos se incumplen. Así en el artículo 43 de la Constitución cubana se menciona lo siguiente: “La mujer y el hombre tienen iguales derechos y responsabilidades en lo económico, político, cultural, social y familiar…”. De más está mencionar que las responsabilidades familiares recaen solo sobre la mujer. Y en cuanto a sus derechos políticos, las mujeres de organizaciones de la sociedad civil independiente cubana son excluidas de participar de la vida política del país. Sus voces son silenciadas, censuradas, y por la actividad que realizan son víctimas de acoso, violencia institucional y detenciones arbitrarias. La violencia de la que son víctimas estas mujeres por parte de las autoridades de la isla no está en sintonía con lo que se señala en el artículo 43 de la constitución: “El Estado propicia el desarrollo integral de las mujeres…, las protege de violencia de género en cualquiera de sus manifestaciones y espacios, y crea los mecanismos institucionales para ello”.

Pese a los atropellos de las que son víctimas las mujeres activistas cubanas, ellas se han mantenido firmes en defender y exigir sus derechos y el del resto de mujeres de la isla. Las cubanas son mujeres fuertes, defensoras incansables de sus ideales democráticos y de los derechos humanos. Desde la sociedad civil independiente, grupos de mujeres se han organizado para visibilizar la realidad de las mujeres en la isla. Han exigido leyes y políticas públicas a favor de los derechos de la mujer y la igualdad de género, con el firme propósito de que todas las mujeres gocen de sus derechos y libertades.

Una de las cualidades más importantes de la mujer cubana es su perseverancia. Y en el caso de las activistas de derechos humanos dicha cualidad se palpa en la defensa que realizan día a día a favor de la promoción y defensa de los derechos humanos y la democracia.

Por lo anteriormente expuesto, las mujeres de la isla deben ser valoradas y respetadas. Merecen que se les reconozca su liderazgo en las comunidades y organizaciones de la sociedad civil. Para lograr ello, aún se debe concienciar a los cubanos sobre la importancia de conocer y promover los derechos de la mujer y la igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *