¿Cómo la violencia afecta a las mujeres…y a los hombres?

Por Mery Paulín.

La violencia hacia la mujer constituye una vulneración a los derechos de las mujeres y un grave problema de salud pública. Las mujeres cubanas son víctimas de diversos tipos violencia como física, sexual, psicológica, obstétrica, económica, entre otras.

Las violencia hacia las mujeres puede ser ejercida por alguien cercano a la víctima (pareja, expareja, novio, familiar, etc.) o por un particular que no tiene relación con la víctima, que en el caso cubano puede ser un agente de la Seguridad del Estado o Policía. Independiente de que si el agresor es cercano o no a la víctima, la violencia afecta la salud de la víctima.

Las mujeres que han estado involucradas en una relación violenta en algún momento de su vida y aquellas mujeres víctimas de violencia institucional, como es el caso de las activistas y defensoras de los derechos humanos, han visto afectada su salud física y mental.

En el caso de aquellas mujeres que conviven con sus agresores pueden ver afectada de manera negativa su salud sexual y reproductiva. Son más proclives a embarazos no deseados, a contraer infecciones de transmisión sexual. Existen ciertos mitos sobre las causas de la violencia hacia las mujeres, como la adicción al alcohol o drogas o la pobreza, el bajo nivel educativo de los agresores o que el agresor haya estado expuesto a episodios de violencia doméstica durante su infancia. Aunque el consumo de ciertas sustancias pueden impulsar a estos agresores a incurrir en actos de violencia, o servir de excusa para justificar la violencia, en sí mismo el consumo de alcohol o drogas no puede considerarse como una causa de la violencia hacia las mujeres. Muchos maltratadores ni beben ni se drogan. Tampoco puede considerarse que la pobreza es una causante de violencia. La violencia hacia la mujer ocurre en todas las clases sociales, sin distinción de nivel económico, nivel cultural o estatus social.

La violencia hacia la mujer afecta todas las áreas de la vida socila de la mujer afectada, llegando incluso a generarle consecuencias fatales. El impacto de la violencia en cada mujer es distinta. A continuación se enumeran una serie de efectos de la violencia en la vida de las mujeres:

  • Efectos físicos: golpes, heridas, dolores de cabeza, etc.
  • Efectos psicológicos y emocionales: la mujer puede sentirse insegura, con miedo, bajo autoestima, pena o angustia.
  • Efectos en la vida sexual de la mujer: embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual y abortos espontáneos.

Existen consencuencias terribles que pueden llevar a las mujeres víctimas al suicidio, frustración, rabia, depresión, estrés postraumático, ansiedad o violencia hacia los hijos.

Aunque, se discute mucho entre las defensoras de los derechos de la mujer de la consecuencia de la violencia en la vida de las mujeres, casi poco se habla de los efectos de dicha violencia en la vida de los hombres. De allí la importancia de que los varones conozcan como la violencia también los afecta. Por ejemplo: sentimientos de culpabilidad, de arrepentimiento o de baja autoestima, la inhabilidad de comunicarse con otras personas. Los hombres que incurren en actos de violencia debe ser más conscientes de las consecuencias negativas que genera la violencia en sus vidas. Distinguir estas señales de que la violencia afecta sus vidas, no es motivo para que se le reste responsabilidad a los agresores por sus acciones. Todo hombre o mujer debe entender que la violencia es un problema social. De ninguna manera se puede considerar un problema aislado, personal o íntimo como a veces se suele escuchar de manera errónea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *