Marthadela Tamayo sobre represión policial: “Temí que el grupo de personas allegados al régimen cubano me rompieran un diente o me destrozaran un ojo durante el acto de repudio”

Por Redamu.

El pasado domingo 22 de noviembre, tres activistas, dos hombres y una mujer, defensores de los derechos humanos de la sociedad civil independiente cubana fueron víctimas de violencia policial por parte de la Seguridad del Estado (SE) y atacados por un grupo de ciudadanos allegados al régimen cubano. Ellos fueron víctimas de actos de repudios por manifestar su apoyo hacia el Movimiento San Isidro y sus integrantes.

El hecho de violencia policial y el acto de repudio[1] tuvo como una de sus protagonistas a una defensora de los derechos de la mujer, Marthadela Tamayo, integrante de la organización Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR) y de la Red Femenina de Cuba. El incidente ocurrió días prevíos a la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre). 

Redamu se puso en contacto con la activista para conocer los hechos ocurridos y conversar sobre la situación de la labor de los defensores de derechos humanos en la isla. 

Redamu: ¿Qué sentiste al ser víctima de violencia policial y de un acto de repudio?

Marthadela Tamayo: Fue un momento de tensión y estrés para mí, Osvaldo Navarro y Juan Madrazo, líder de la organización Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR). Por un instante temí que el grupo de personas allegados al régimen cubano me rompieran un diente o me destrozaran un ojo. Eran demasiadas personas que habían llegado a las inmediaciones del Hotel Inglaterra, ubicado en el Parque Central de La Habana, y que gritaban consignas como: “El pueblo es de Fidel”, “váyanse mercenarios”. Uno de los atacantes, durante el acto de repudio, subió por el carro azul, mientras estábamos acorralados los tres, y le tiró un golpe fuerte a Navarro. Para protegerme, de los golpes, metí mi cabeza en el pecho de Osvaldo, sin embargo, uno de los puñetazos llegó a alcanzarme. Luego, la policía esposó a Navarro y a Madrazo, y los introdujó dentro del carro azul, donde estuvieron retenidos por 45 minutos.

Ahora nos encontramos bien físicamente, tanto yo como mi pareja Osvaldo Navarro y Juan Madradazo. En el caso de Osvaldo, él recibió golpes. También pude observar como estas personas acosaban, atacaban y escupían a la prensa extranjera que se encontraba registrando el hecho. Todos estamos rodeados por este grupo sin que la policía cubana intervenga en nuestra defensa. 

R: ¿Este acto de repudio incluyó personas de la sociedad civil?

MT: No. Aunque la versión del régimen cubano sostiene que el grupo que nos atacó son ciudadanos. Para nosotros, por el tipo de violencia ejercido, son integrantes no uniformados de la Seguridad del Estado (SE), de la policía o de las ‘Brigadas de Respuesta Rápida’ o simpatizantes del régimen que cumplen con las órdenes impuestas por el actual gobierno. Claramente, entre sus funciones está atacar a defensores de los derechos humanos y activistas de la sociedad civil independiente cubana.

Los ataques no solo fueron dirigidos hacia nosotros, sino también a otros opositores cubanos que se encontraban de nosotros, quienes habían llegado al lugar para mostrar su solidaridad hacia los integrantes del Movimiento San Isidro. 

R: ¿Se ha logrado identificar a algunos de los atacantes?

MT: Aunque eran demasiadas personas alrededor nuestro, las grabaciones que se tienen de ese día han permitido que algunos compañeros nuestros, que no son activistas, identificaran a un sujeto llamado Reineiro (polo rojo), del que se sabe que trabaja en una institución de salud pública en La Habana.

Antes de llegar al parque, nosotros habíamos detectado que los atacantes ya se encontraban instalados en el parque, preparados para realizar el acto de repudio. Cuando llegamos al parque, un agente de la Seguridad del Estado identificó y esposó a Navarro y Madrazo. En ningún momento hubo un interés por parte de ellos de defendernos. Un agente señaló que los atacantes estaban en su derecho de estar en la calle.

Foto (captura de pantalla de video): Sujeto que participó de acto de repudió hacia los activistas cubanos de derechos cubanos.

R: ¿Cuál fue la actitud de los atacantes hacia la prensa extranjera y local independiente durante el acto de repudio?

MT: En Cuba, en general, no hay respeto hacia la labor de los periodistas independientes cubanos. Ese día se atacó tanto a la prensa local independiente como a la prensa extranjera que se encontraba registrando el acto de repudio. Una joven periodista del medio Reuters, quien intentaba registrar el acto de repudio, fue víctima de violencia verbal por parte de los atacantes. También pudimos escuchar como un agente le dijo a los atacantes que podían escupir a la periodista. El objetivo de los atacantes fue no dejar a la prensa grabar la violencia policial de la que fuimos víctimas.

A Luz Escobar, periodista del medio independiente 14yMedio, la policía y agentes de seguridad le exijieron que deje de filmar con su celular y la obligan a que se dirija hasta una patrulla policial.

R: Con este acto de repudio, ¿crees que se ha visto aún más deteriorada la imagen pública del régimen cubano?

MT: Al régimen cubano no le importa su imagen pública frente a la prensa extranjera, a las organizaciones de derechos humanos ni ahora que ocupa un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

R: ¿Cuál debería ser la respuesta de la comunidad internacional hacia la situación de los derechos humanos en Cuba?

MT: En Cuba diariamente se registran muchos hechos de violencia hacia activistas, periodistas y artistas independientes. Los defensores de derechos humanos somos víctimas de distintos tipos de violencia o de vulneraciones a nuestros derechos por parte del régimen cubano. La comunidad internacional debe mirar la real situación de los derechos humanos en Cuba y las organizaciones de derechos humanos exijir al régimen cubano que proteja los derechos de todos sus ciudadanos, incluidos opositores y defensores de los derechos humanos de la sociedad civil independiente.


[1] Se conoce como acto de repudio al acoso y hostigamiento hacia activistas defensores de derechos humanos o disidentes. Estos actos de violencia verbal pueden escalar a hechos de violencia física. Son actos que eñ régimen cubano los cataloga como espóntañeos, pero que en la práctica son organizados por simpatizantes del régimen cubano, bajo la dirección de los agentes de seguridad cubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *