Los estereotipos de género: un problema más que afecta a la mujer cubana

Por Yudelkis Guilarte

Los estereotipos de género son aquellas creencias arraigadas en la sociedad relacionadas con cuál o cuáles deberían ser los roles de los varones y las mujeres. No responden a ninguna justificación científica o demográfica y, por lo general, se generan y reproducen de forma inconsciente. Y Cuba no es excepción a este problema. 

Ciertamente en la isla, aún los cubanos asocian ciertos roles a varones y mujeres debido a la cultura patriarcal y el machismo asentado en el país. Los roles de las mujeres son estereotipados. Se cree que solo deben encargarse de las tareas en el hogar, que son las encargadas del “buen funcionamiento de la familia”; de que todo marche por el mejor camino en el hogar; de que todo esté listo para que todos los integrantes de su familia, principalmente su esposo e hijos, sientan comodidad y bienestar. Porque para muchos, siempre será mejor acatar la frase: “Antes de casarse, solterona; después de casada, señora.”

Sin embargo, la mujer, al igual que lo varones, tienen sus propias necesidades y metas personales, metas que a veces por dedicarse a plenitud a todos los que la rodean en su hogar dejan a un lado. Reconocer y conocer cuáles estereotipos de género afectan el desarrollo integral de las mujeres facilitará a que en nuestra sociedad haya realmente igualdad de género, es decir, igualdad de oportunidades para varones y mujeres para realizar un determinado trabajo, estudiar una carrera, competir por puestos laborales, tener la libertad de conformar una familia o de participar en los asuntos de interés de nuestra comunidad u organizaciones sociales. 

Es importante que en Cuba reflexionanemos sobre los estereotipos de género y el lenguaje sexista que afectan tanto a las mujeres, principalmente,  y a los varones. Ejemplos de frases como: “los niños no lloran”, “Conduce mal, seguro es mujer”, “Así nunca vas a conseguir marido”, “Las mujeres tienen que darse a respetar”, entre otras frases. Superar los estereotipos de género y el lenguaje sexista nos abrirá camino hacia la igualdad de género y el respeto por los derechos de la mujer. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *